LA POLÍTICA CON SENTIDO SOCIAL

 

Por fortuna la sociedad ha comenzado a reflexionar y a hacer claridad que el bienestar, la paz y la convivencia tienen arraigo en la justicia social, en la garantía y el respeto de los derechos humanos y en la adecuada distribución del ingreso, por esas razones ha llegado a la incontrovertible realidad que el denominado modelo de Liberalización Económica (Neoliberalismo), ocasionó daños irreparables al pueblo, puesto que incrementó las desigualdades sociales, la pobreza, la segmentación de la educación y generó la degradación de sistema de salud pública, entre otros tantos males que han afectado al país desde la década del 90. Dichos flagelos se derivan del mencionado modelo que obedece a una estrategia perversa para privilegiar y concentrar el ingreso hacia los conglomerados económicos, hacia los monopolios, hacia las empresas transnacionales extranjeras, para a su vez alimentar el metabolismo del capital. En forma paradójica tal modelo se le consideró como el adalid de la libertad, ya que tratadistas importantes como Francis Fukuyama, le dieron la connotación de la Democracia Liberal  y El Pensamiento Único.    

Por su parte, los dirigentes de los partidos políticos tradicionales y otros partidos de la derecha, abandonaron el trabajo político, dejaron de lado las ideas para generar prosperidad, bienestar y progreso en la sociedad, contrariamente, cuando estuvieron en el Gobierno, erosionaron gravemente las responsabilidades del Estado, se dedicaron a privatizar los activos, instituciones y empresas del Estado y dieron origen a la más rampante corrupción que se conozca en la historia republicana de Colombia, situación que presenta la infraestructura, los servicios públicos, la salud pública, la educación y la producción en lamentable estado de decadencia.   

Toda esta vorágine de factores adversos han sido como el caldo de cultivo de la pérdida de valores humanos, la generación de la delincuencia, de la violencia y de la descomposición social. Lamentablemente estamos apreciando a la mayoría de Candidatos al Congreso de la República, sin la más mínima vergüenza derrochando fortunas en ruidosas campañas, sin presentar ideas serias, apoyados por grupos de “lagartos” y conocidos corruptos de las diferentes regiones de Colombia.

Para enfrentar esta calamidad, se debe reorientar y recuperar la política, implantar un modelo de desarrollo productivo; por ese motivo, celebramos el regreso a la actividad política, del Ingeniero Civil TITO EDMUNDO RUEDA GUARIN, para que recupere la política decente en Colombia, la ayude a encausar para a atender las necesidades más sentidas de nuestras comunidades.   A continuación me complace transcribir los puntos centrales en que enfocará su trabajo político en el Congreso de la República de Colombia, para el período 2014-2017, propuestas con sentido social, que invitan al apoyo general del pueblo:

 

PROPUESTAS PROGRAMÁTICAS PRESENTADAS POR EL CANDIDATO AL SENADO DE LA REPUBLICA DE COLOMBIA POR EL PERÍDO 2014-2017, ING. TITO EDMUNDO RUEDA GUARIN, POR EL PARTIDO SOCIAL DE UNIDAD NACIONAL (PARTIDO DE LA U)


Contexto:

La apreciación generalizada y sentida del abandono en que se encuentran las comunidades de Colombia y en particular las del Departamento de Santander, durante los últimos 25 años –sin que se avizoren cambios que puedan modificar este deplorable panorama–, obedece por una parte, al problema de precariedad financiera surgida del modelo de desarrollo adoptado por los Gobiernos de Colombia, a partir de la década del 90, conocido como la “Liberalización Económica (Neoliberalismo)”, impulsado, para la Región Latinoamericana, por los Gobierno de los países desarrollados de América (Estados Unidos y Canadá), acogido por todos los países en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el cual se resume en 10 puntos conocidos como, Las formulaciones del Consenso de Washington[1]: 1) La Disciplina Presupuestaria; 2) Prioridades del Gasto Público;  3) Reforma Fiscal; 4) Tipos de interés; 5) Tipo de Cambio; 6) Liberalización Comercial; 7) Política de Apertura respecto de la Inversión Extranjera Directa; 8) Privatizaciones; 9) Política Desreguladora;  10) Derechos de propiedad. 

El mencionado consenso, consistió en una estrategia de los Gobiernos de países desarrollados, conducente a favorecer sus corporaciones privadas transnacionales, mediante la conquista de mercados internacionales y la firma de tratados de libre comercio (TLC), en el marco de la eliminación de impuestos y la desregulación gubernamental. La consecuencia lógica de la puesta en marcha del mencionado consenso, no podía ser otra  que la sustancial reducción de los ingresos corrientes de la Nación, lo cual obviamente obligó al Gobierno a reducir también drásticamente el gasto público, situación que entre otros aspectos se refleja, en la desaparición de los distritos de carreteras tanto de la Nación como del Departamento, la eliminación del Fondo Nacional de Caminos Vecinales, la liquidación de los Ferrocarriles Nacionales, la desaparición de la Asistencia Técnica Agropecuaria (ICA–Instituto Colombiano Agropecuario–, Secretarías de Fomento Agropecuario Departamentales, UMATA–Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria–) la inevitable desaparición de la red pública de hospitales, así como la venta y privatización de las Empresas de Energía Eléctrica, la venta al capital privado del 20% de la Empresa Colombiana de Petróleos (ECOPETROL), etc.

Por otra parte, es indudable que el señalado modelo contaminó de manera grave al ejercicio de la política en Colombia, ya que sustrajo a sus dirigentes del trabajo político y de la generación de ideas para enfrentar los problemas de la sociedad, así los partidos políticos se convirtieron en agrupaciones donde la mayoría de sus dirigentes, son burócratas y tecnócratas que solo encuentran en la corrupción, el lugar donde se desempeñan con gran habilidad. Esta lamentable realidad obliga a la urgente reestructuración de las instituciones políticas, que las posicione como organizaciones que diagnostican, estudian, analizan y proyectan las soluciones, que logren llevar a la sociedad por el camino de la justicia, la equidad, los valores, la prosperidad y el progreso.

Bajo este contexto en el Congreso de la República, con sentido patriótico y conscientes que nuestro país está estancado en su camino hacia el desarrollo, debe adelantarse los debates que presenten la cruda realidad que nuestro país aún no está acondicionado para desempeñarse bajo el Modelo de Liberalización Económica, por lo quenecesariamente se debe implantar en su lugar un Modelo Productivo, que conduzca a la eliminación de la pobreza y a generar los recursos que la Nación requiere para superar el atraso ancestral de nuestras comunidades e impulsarlas de manera firme y segura para que se encausen hacia el anhelado desarrollo.

PROPUESTAS:

1-            Proyecto para crear los distritos de carreteras tanto en la Nación, como en los Departamentos y Municipios, orientados básicamente al mantenimiento de las redes de carreteras de los diferentes niveles de gobierno.

2-            Proyecto para crear el Fondo Nacional de Caminos Vecinales, ente que se dedicará al financiamiento de la construcción y mantenimiento de la red terciaria de carreteras(carreteras veredales).

3-            Proyecto para crear organismo que coordine, supervise y financie la ejecución de programas de Acción Social, de Infraestructura y de Desarrollo Comunitario, que logren la ejecución a través de las Juntas de Acción Comunal.

4-            Proyecto para la creación de la Empresa Ferroviaria de Colombia, que construya, administre y mantenga sistemas ferroviarios eléctricos (Cercanías, Lejanías, Alta Velocidad (AV), carga)

5-            Proyecto para reestructurar y fortalecer el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), como entidad que formule, coordine y supervise programas que generen la producción agrícola, agroalimentaria, de tal forma que logre la soberanía alimentaria del país.

6-            Proyecto para establecer los mecanismos que logren que el sistema financiero del país, destine una parte de los recursos al financiamiento con tasas de interés preferenciales, de los programas agroalimentarios que ejecuten los productores del campo Colombiano.

7-            Proyecto para establecer los mecanismos que logren que el sistema financiero del país, destine una parte de los recursos al financiamiento con tasas de interés preferenciales, de los programas de vivienda urbana y rural.

8-            Proyecto para la creación de una Entidad de Gobierno adscrita al Ministerio de Agricultura, que supervise, controle y administre las Centrales de Abastos de Colombia, de tal forma que se garantice tanto la soberanía alimentaria, la protección del consumidor y la rentabilidad de la producción agroalimentaria del país.

9-            Sugerir el incremento y destinación recursos del presupuesto nacional para apoyar la producción, cubrir los costos de la asistencia y la formación técnica agropecuaria de los productores rurales de los Municipios.

10-         Proyecto para la creación de el Sistema Estatal para el Mercadeo de Alimentos, que favorezca al consumidor y garantice la rentabilidad de la producción agroalimentaria del país.

11-         Sugerir la incorporación de Colombia al Acuerdo de Petrocaribe, en orden a lograr la reducción de los costos de los combustibles para vehículos; igualmente sugerir la exploración de acuerdos bilaterales o de otros acuerdos que conduzcan a la reducción de costos en los combustibles para automotores.

12-         Proponer que por el presupuesto nacional, se subsidie las instalaciones de gas domiciliario en las zonas rurales del país.

13-         Sugerir el ingreso de Colombia al Acuerdo del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) en orden a lograr el fomento de las exportaciones, el intercambio comercial en moneda nacional, la integración social y económica de los pueblos.

14-         Proyecto que recupere financieramente las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS), así como la modificación del Sistema de Seguridad Social en Salud, de tal forma que en el futuro, con recursos del presupuesto nacional, se garantice la estabilidad económica de los Hospitales Públicos del país.

 

 


[1] Documento originalmente redactado por John Williamson en noviembre de 1989